Estudiar sin beca

https://youtu.be/z0Katkl-nTY

Vigilados

lunes, 4 de enero de 2016

Baja estima de la ciencia ficción entre público, crítica y editores



Acabo de enterarme leyendo al teórico literario Fernando Ángel Moreno en su libro Teoría de la literatura de ciencia ficción.


 Argumenta bastante bien esta minusvaloración debida, según entiendo de su texto, al desconocimiento de los críticos literarios y al período "pulp", en España de libro de bolsillo que se intercambiaba en los kioscos por otras novelas o por revistas o chucherías.


Argumenta este autor de manera convincente.Un detalle que me resulta revelador es el hecho de que los libros del tema que presumiblemente pueden tener éxito y por ello se están promocionando por parte de editores  y vendedores se rotulan con los términos "anticipación", "fantasía científica" u otros, pero nunca con la frase "ciencia ficción".
Yo no me había dado cuenta. Yo me inicié en la ciencia ficción a los 12 o 13 años, a través de antologías de relatos (la mejor ciencia ficción soviética, los mejores relatos de ciencia ficción) y para mí eran tan válidos como cualquiera otros, pero me gustaban más.

En fin que ha sido  una sorpresa,y que este hecho me hace reflexionar sobre la polémica entre ciencia ficción y fantasía de la que he hablado en algunos apartado de la página estática.
Sin embargo yo actúo al revés y minusvaloro la fantasía porque me parece mero entretenimiento sin más, una especie de videojuego escrito. Seguro que tiene otros valores que yo no capto y por eso encandila a tanta gente.

Pero si partimos de la desventaja en la consideración social de la ciencia ficción tanto entre el público en general como entre los expertos en literatura y los editores, entonces la crisis de la ciencia ficción no sólo se debe a la pérdida de la fe en el ser humano  y en su capacidad, a través de la ciencia y su correcta aplicación, de salir adelante y evitar la destrucción o cuando menos la degradación del mundo. Lo digo creyendo que la fantasía elimina elementos racionales del discurso, mientras que la cf hace intervenir de algún modo la razón y su expresión más alta, la ciencia.

No se trata de una cuestión de optimismo o pesimismo, pues hay mucha ciencia ficción pesimista, sino de contar o no contar con la razón. Me parece que la fantasía procede de la dimisión de la razón. Creo que eso es lo que nos pasa (le pasa a nuestra sociedad) que hemos dimitido o estamos a punnto de dimitir del uso de la razón y también de los nobles fines que persigue: libertad, igualdad, conocimiento, solidaridad...

Por lo demás el libro de Moreno me viene ancho en mi condición de mero aficionado y lector de ciencia ficción, aunque está lleno de cosas interesantes.

Dentro de un tiempo, cuando lo tenga más leído, le dedicaré una entrada.

Para terminar, aquí tienes la página estática del blog dedicada a la ciencia ficción, en la que he procurado que tenga cabida toda la ciencia ficción del blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión respetuosa con elementales normas de cortesía y convivencia, será siempre bienvenida